¿Qué dice la antropología social sobre la dinámica de Kovid-19?

Cuando sin embargo Ébola En África, Barry Hewlett, El antropólogo estadounidense más destacado en la investigación de este Infección, Se escuchó en voz alta sobre la importancia de la antropología social para luchar contra la propagación de cualquier epidemia en el mundo.

Falta de confianza en los médicos, sin prevención y flujo de información contradictorio, el experto consideró que el miedo se convertiría en una herramienta importante para la propagación del virus y que se necesitaría un equipo de epidemiólogos para lidiar con este miedo. .

En el momento de la aparición del ébola, el trabajo de Antropólogos Controlar la infección es muy necesario.

Los responsables de estudiar el comportamiento humano desde una perspectiva social y cultural colaboraron con los equipos multidisciplinares de la OMS en la búsqueda de pacientes. Es necesario estar familiarizado con la cultura local para atravesar con precisión las barreras del miedo en las comunidades, comprender sus signos y crear vínculos de confianza que lleguen a grupos de médicos. Los Estigmas lucharon, la comunidad escuchó y trabajaron en equipo para continuar con sus tradiciones, tratando de minimizar los riesgos similares a sus ritos funerarios.

En su libro Ébola, cultura y política: la antropología de las enfermedades emergentes, Hewlett cita la antropología social como una herramienta importante, pero no afecta la infraestructura médica general involucrada en su propagación. El eco de sus palabras mantiene nuestros días estables hasta la pandemia de Kovid-19.

El Dr. Rubén Muñoz Martínez, antropólogo médico e investigador del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), habla de la importancia de este estudio.

“La antropología social se encarga primordialmente de estudiar el comportamiento humano desde una perspectiva social y cultural. La antropología médica es una subdivisión que estudia aspectos sociales y culturales, pero está relacionada con la salud, la enfermedad, la atención y la prevención”, explicó el experto.

READ  ¡Dile adiós a Irons! Alisa tu cabello con aloe vera

Los antropólogos médicos se centran en cuestiones como la percepción del riesgo, es decir, el riesgo y los síntomas de infección de una infección, según sus señales culturales y su contexto.

El investigador del CIESAS cree que la forma en que los individuos describen y transmiten la información conduce a una variedad de comportamientos relacionados con su efecto más allá de las condiciones biomédicas del virus. “Creemos que la epidemia ataca a todos por igual, pero no es porque las sociedades sean diferentes. Las infecciones se comportan de manera diferente en diferentes partes del mundo “.

“Creemos que la epidemia ataca a todos de la misma manera, pero no es porque las sociedades sean diferentes”.
RUBÉN MUÍOZ MARTÍNEZ, investigador del CIESAS

Asociación Médica

Actualmente, Muviz Kovid-19 está siendo investigado con un enfoque en la comunidad médica de nuestro país.

“Uno de los desafíos actuales es que no podemos ingresar a los hospitales y los antropólogos médicos tienen su campo de estudio estos lugares y las relaciones que existen en ellos”. Muñoz dijo que ahora las entrevistas se están realizando de forma remota y que las herramientas digitales deben reemplazar este contacto de campo, que está sujeto a su trabajo de campo; Sin embargo, también se hicieron algunas observaciones interesantes.

“Una de las cosas que encuentro en mis estadísticas es que los trabajadores de la salud reducen el riesgo cuando están fuera del hospital. Están acostumbrados a trabajar con el virus a diario en sus lugares de trabajo y toman las medidas adecuadas, pero también parecen estar infectados fuera de estas áreas”. El experto explicó que parecen haber disminuido sus defensas.

print_120495585.jpg

Muñoz también trabajó en el estigma de la discriminación y la forma en que Kovid-19 afecta a la región. “Hay muchas personas que relacionan a los trabajadores de la salud como portadores de la infección, pero su ropa también es portadora del virus”.

Esta situación ha obligado a muchos a evitar usar ropa de segregación como trabajadores de la salud fuera de sus oficinas porque se les ha negado servicios o tienen acceso a ciertos sitios y han sido desalojados de sus hogares donde viven.

“Vi comportamientos similares en mi investigación sobre el VIH hace mucho tiempo, donde los médicos no alquilaban oficinas fácilmente. La idea era crear sujetos colectivos de riesgo. Se crearían grupos relacionados con las diferencias y desigualdades sociales”.

El entrevistador señaló que también hubo una reproducción de estos estigmas en las relaciones energéticas de la misma comunidad que trabaja en los servicios de salud. Las disparidades entre médicos registrados y residentes son un ejemplo, donde el acceso a diferentes condiciones de trabajo y equipos también puede ser perjudicial. “Eventualmente, Kovid-19 entrará en todo tipo de relaciones desiguales y convertirá lo viejo en nuevo”.

“Hay muchas personas que relacionan a los trabajadores de la salud como vectores de infección y su ropa como portadores del virus … He notado comportamientos similares en investigaciones sobre el VIH hace algún tiempo”.
RUBÑN MUÍOZ MARTÍNEZ
Investigador en CIESAS

Futuros retos

Otro aspecto del análisis son los desafíos pendientes para una adecuada atención médica y prevención desde una perspectiva sociocultural.

“La representación de los hospitales y la ciudadanía es perjudicial y vemos que las personas con la epidemia ya están llegando muy mal al hospital porque es un problema”, dijo, y agregó que la desconfianza en las instituciones médicas es consistente con deficiencias tanto del sistema, como generalizaciones y malas experiencias. “Tiene mucho que ver con la capacidad y confianza en la atención de primer nivel para atender los casos de manera oportuna. En México, esta atención de primer nivel es un pilar débil, hay que fortalecerlo”.

Dr. Rubén Muñoz, desde un punto de vista antropológico Es importante incentivar a los médicos a integrarse a los barrios, donde realmente existe la medicina comunitaria, lo que facilita el seguimiento y control de los casos en las situaciones que enfrentamos hoy.

Para un antropólogo social es fundamental contar con datos para comprender la dinámica de la enfermedad en cualquier grupo dentro de una misma comunidad, es decir, conocer sus condiciones sociales, de qué tipo de enfermedades, acceso a los servicios y el tipo de mensajes que reciben, como los grupos indígenas aquí, el doble que en la población general. Ocurrieron más muertes.

“A veces hay una cierta brecha entre los tomadores de decisiones y los investigadores, pero no es bueno, desde cualquier lugar, simplemente hablar con nosotros, comunicarse con quienes están dispuestos a tender puentes, unir fuerzas y formar proyectos conjuntos”, dice. Experto en la necesidad de fortalecer la perspectiva antropológica de las políticas públicas.

Recommended For You

About the Author: Yazmin Gago

"Practicante de televisión sin remordimientos. Adicto a la cultura pop. Fanático de las redes sociales. Amante de la comida".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *