‘Sin salida’: solicitantes de asilo haitianos en el sur de México | Noticias de migración

Dabachula, México – “Eso no significa que queramos estar aquí, pero no tenemos forma de salir de esto”.

Rosita, una mujer de 48 años y madre de dos, describió su situación la semana pasada, sentada al costado de una transitada carretera en el sur de México, donde había dormido durante varios días con unos 3.000 haitianos.

La cola se formó fuera del Centro de Apoyo a la Inmigración en Dabacula, un punto clave de reubicación en la provincia de Chiapas, en el sureste de México, donde los funcionarios de inmigración mexicanos prometieron transporte gratuito a otras ciudades de México.

La segunda mitad de 2021 vio un rápido aumento en el número de inmigrantes indocumentados que visitaron Tapasula. Sin permiso oficial para permanecer en el país, no pudieron trasladarse al norte por temor a ser detenidos en el puesto de control del INM y eventualmente deportados. Aquellos que optan por solicitar asilo, y el derecho temporal a permanecer en México cuando se considera su solicitud, lo solicitan solo en el estado en el que lo solicitaron.

Los funcionarios de inmigración mexicanos INM lanzaron un plan de reubicación a principios de este mes en un esfuerzo por despejar los terrenos locales donde los solicitantes de asilo estaban acampados a medida que aumentaba el número de solicitantes de asilo haitianos y los servicios de migración en Chiapas se volvían más onerosos.

Unos 3,000 inmigrantes y solicitantes de asilo esperaron varios días para abordar los autobuses que los llevarían al norte a otras ciudades de México. [Lexie Harrison-Cripps/Al Jazeera]

En un comunicado a Al Jazeera, un funcionario del INM dijo: “Se están proporcionando autobuses a inmigrantes vulnerables para llevarlos a otra parte de México, donde pueden regular su estatus migratorio y no transferirlos a Estados Unidos”.

No está claro a dónde irán los autobuses en México ni cuántos serán trasladados a otros municipios. Pero la mayoría de los solicitantes de asilo haitianos han estado esperando meses para que se procesen sus solicitudes de inmigración en el sur de México, diciendo que quieren la oportunidad de mudarse a otra ciudad de México con la esperanza de que sea más fácil encontrar trabajo. .

Rosita dijo que pasó tres años en Chile antes de mudarse a México y finalmente llegó a Dabasula en octubre. Estaba desempleada en Chile y Dabachula, donde su familia tenía que vivir solo de los ingresos irregulares de su esposo.

“No tenemos dónde vivir. No tenemos el dinero para pagar el alquiler ”, le dijo Rosita a Al Jazeera, temiendo que afectara su estatus migratorio.

Explicó, se levantó el vestido de rayas blancas y negras y reveló que su rodilla estaba muy hinchada, acusándolo de viajar desde Chile y viajar en transporte público. Mientras Rosita hablaba, su esposo, sentado a la sombra de gruesas láminas de madera cubiertas con postes de madera, hacía fila entre el mosaico de mantas, botellas de plástico, mochilas y recipientes de comida.

READ  México ocupa el tercer lugar en alojamiento para viajeros en 2022

Incremento de la migración

Los solicitantes de asilo y los inmigrantes que viajan sin el derecho legal a permanecer en México pueden ser arrestados o deportados. Pero miles de personas han intentado ingresar al país en los últimos meses como parte de un aumento de la migración en la región y un número cada vez mayor de personas que desean ingresar a Estados Unidos.

El número de haitianos que buscan asilo en México se ha más que cuadriplicado entre 2020 y 2021, pasando de 5.935 solicitudes para 2020 a 47.494 entre enero y noviembre de 2021. El INM también ha registrado un aumento significativo en el número de haitianos que ingresan al país fuera del puerto oficial. Admisión: de 3.891 en 2019 a 17.516 de enero a octubre de este año.

El plan de aprobación del gobierno llega en un momento en que Estados Unidos está reanudando su política de “quedarse en México”, según la cual los solicitantes de asilo pueden ser enviados a México para esperar sus juicios de inmigración en Estados Unidos. Grupos de derechos humanos han acusado al plan de poner en peligro a las personas en las violentas ciudades fronterizas de México.

Hablando de forma anónima, un alto funcionario del INM en Dabbachula dijo que la prioridad de los autobuses “se da a las personas más perturbadas”. Cuando las carreteras están bloqueadas, “causa la máxima interrupción”, por lo que los desplazados tienen prioridad, dijo el funcionario.

Las agencias de las Naciones Unidas en Tapasula, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), dijeron que no estaban involucradas en el proyecto o que habían recibido información.

Alma Telia Cruz, jefa de la Comisión de Asistencia a Refugiados (COMAR), la agencia del gobierno mexicano que implementa las solicitudes de asilo, dijo a Márquez al-Jazeera. Sin duda, los solicitantes de asilo vendrán a diferentes estados ”.

‘Necesitamos autobuses’

Se estima que 10,000 migrantes de todos los países dormían afuera del Estadio Olímpico en Tapsula mientras sus solicitudes de asilo fueron procesadas a principios de este año, según grupos locales de apoyo a la migración.

Pero las condiciones de salud se deterioraron y el INM evacuó el estadio a partir del 7 de diciembre, lo que obligó a la gente a intentar buscar alojamiento alternativo. El Departamento de Salud de Tapacula no respondió a una solicitud de comentarios.

“Residentes delgados [stadium] Rodeado de escombros, el olor a orina se volvió tóxico ”, dijo Yamel Atti, psicóloga de Yo de Quito Tapachula (“ Yo cuido Tapachula ”), que provee alimentos y otras necesidades a los inmigrantes de Tapachula.

READ  Jeff Lowe, estrella de 'Tiger King', traslada zoológico a México

Pero los solicitantes de asilo dicen que una vez que hacen fila en Dabbachula, es poco probable que se vayan debido a la preocupación de perder un autobús o perder sus asientos.

La solicitante de asilo haitiana Rosita hace cola en el sur de MéxicoRosita, una solicitante de asilo haitiana, se acercó al frente de la cola el 15 de diciembre de 2021. [Lexie Harrison-Cripps/Al Jazeera]

Cuando Al Jazeera visitó el 14 y 15 de diciembre, el grupo, que incluía mujeres embarazadas y bebés de 15 días, dormía cerca de un atasco sin acceso inmediato a agua, comida, refugio, servicios médicos u otras instalaciones. .

“La situación de estos niños es preocupante”, dijo Isabel Valesco Luna, jefa de la oficina de UNICEF en Chiapas, quien estimó que un tercio de la población hizo cola la semana pasada. “Están al sol todo el día sin servicios sanitarios”, dijo a Al Jazeera.

Athi expresó su seria preocupación por la “humanización” de las personas que se ven obligadas a esperar, lamentando que “es aceptable que los niños vivan en esta situación sucia”.

Hay zanjas a ambos lados de la carretera de dos carriles donde se forma la línea. Por un lado, un borde sucio e inclinado proporciona suficiente espacio para que la gente duerma, pero cada pocos días el agua va a una alcantarilla corriente. Cuando eso sucede, alguien al final de la línea grita para advertir a la gente que retire sus pertenencias antes de que se mojen en agua, explicó Lorest Frosey, otro solicitante de asilo haitiano que estaba en la fila.

“Necesitamos autobuses. ¡Mira al sol! ” Ella dijo. “No tenemos baños”, le dijo a Al Jazeera, sosteniendo un recipiente de agua de cinco litros y usándolo para relajarse cuando no podía salir de la fila.

Viajes largos

Muy pocos de los haitianos que solicitaron asilo en México vinieron directamente de Haití, sufrieron años de incertidumbre política y pobreza generalizada y lucharon por reconstruir después del devastador terremoto de 2010.

El portavoz de la OIM, Alberto Cabezas, atribuyó el aumento de las visitas de haitianos a México a al menos una de tres razones: recesiones económicas relacionadas con la epidemia en Chile y Brasil; Rumores y desinformación sobre la posibilidad de ingresar a Estados Unidos; El estatus de protección temporal ya se ha extendido para permitir que los haitianos en los Estados Unidos permanezcan sin temor a la deportación, lo que puede haber llevado a la idea errónea de que también se aplica a los recién llegados.

El 14 de diciembre de 2021, la Guardia Nacional refrena a una multitud mientras miles de solicitantes de asilo haitianos esperan los autobuses para llevarlos a otras ciudades de Dabasula, México. [Lexie Harrison-Cripps/Al Jazeera]

Según Cruz Márquez, la mayoría de la gente vivía en Brasil o Chile antes de viajar al norte. Pero tener que esperar meses para que se consideren sus solicitudes de asilo sin un permiso de trabajo u oportunidad laboral ha hecho la vida mucho más difícil en Tapachula.

READ  Acapulco Design amplía su colección con "Ring Table"

El desempleo era un tema común entre los que estaban en la fila: la razón para dejar Chile o Brasil y querer dejar Dabachula. La OIM dijo en un comunicado (PDFLa mitad de las personas que emigraron a la Ciudad de México en junio estaban desempleadas.

“Quiero una vida mejor”, dijo John Peter, de 27 años, quien pasó nueve días en la fila cuando habló con Al Jazeera la semana pasada. “Traté de ayudar a mi familia. No tengo trabajo en mi país ni trabajo en Chile”, dijo Peter, quien se mudó a Chile desde Haití en 2017. Llegó a México en septiembre con su esposa y tres hijos de 5, 4 años. y 8 meses.

Otra persona en la fila dijo que el periodista haitiano Jean-Noel Lami, de 41 años, había viajado a México con tres de sus seis hijos. “Lo más importante es que nos movamos. Necesitamos trabajo, no podemos estar en la carretera aquí”, dijo a Al Jazeera.

‘Gracias a Dios estamos bien’

Mientras tanto, el plan del INM para evacuar a las personas de Dabbachula hasta ahora ha sido confuso.

Muchos en la cola dijeron que los autobuses parecían estar dispersos y que los autobuses no habían llegado durante días. En comentarios a Al Jazeera, los funcionarios del INM, todos los cuales hablaron de forma anónima, dijeron que no podían confirmar el horario de los autobuses, la cantidad de vehículos que se despachan y a dónde se dirigían.

Pero en medio de la confusión por el plan de reubicación, el martes por la noche de la semana pasada, un equipo de funcionarios mexicanos se alineó con unos 25 autobuses y personal de la Guardia Nacional para controlar a la multitud y cargar a los solicitantes de asilo en los autobuses.

Los solicitantes de asilo haitianos arrojaron rápidamente sus mochilas y bolsas de plástico negro en la parte inferior de un autobús y abordaron sin saber adónde iban. Llegaron más autobuses el miércoles cuando Rosita finalmente llegó al frente de la línea.

“Estoy en un autobús”, le dijo a Al Jazeera en un mensaje de WhatsApp el jueves. “Voy a un lugar llamado Nairobi”, dice, refiriéndose a un pequeño estado costero en el oeste de México. “Gracias a Dios, estamos bien”.

Recommended For You

About the Author: Aarón Blas

"Geek de las redes sociales. Experto en alcohol. Practicante de Internet. Erudito en Twitter. Evangelista del café"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *