Niños migrantes en la frontera sur de México esperan documentación y asistencia

En 2021, Dapachula anunció que recibiría Más de 130.000 solicitantes de asilo. El número de solicitudes de estatus de refugiado recibidas por COMAR, la oficina mexicana de asistencia a refugiados, ha aumentado de unas 6.000 en 2019 a casi 11.000 en 2021.

Muchos de los migrantes atrapados aquí son de Haití. Algunos han dejado recientemente su país caribeño, pero muchos han trabajado en Brasil, Colombia, Chile y Venezuela durante la última década. En 2019, COMAR informó que menos del 10% de los solicitantes de asilo eran haitianos. En 2021, 51.000 haitianos solicitaron asilo, casi el 40% de todos los solicitantes en México.

Estos gráficos comparan los países de origen de los solicitantes de refugio en 2019 y 2021.

Todos los inmigrantes, pero especialmente los inmigrantes haitianos, dicen que las semanas, a veces meses, de espera en Tapachula para obtener el permiso para quedarse y trabajar en México o viajar a Estados Unidos o Canadá son insoportables.

Freddie, de 42 años, un inmigrante haitiano que llegó en agosto de 2021, dijo: “Nos venden todo a precios altos. El alquiler es muy caro porque eres inmigrante.

Freddy es uno de los dos traductores de criollo que trabajan en Tapachula para ayudar a otros durante el proceso de inmigración mexicano.

«La mayoría de ellos, ya sabes, han estado aquí durante ocho meses, un año, así que si no tienes documentos, no puedes ir a la escuela, para obtener atención médica adecuada, no tienes nada», dijo. . “Es como si te estuvieran diciendo aquí: no eres una persona”.

Freddy dijo que para los padres de niños pequeños, asegurar un lugar seguro para dormir o encontrar su próxima comida son desafíos diarios. La inscripción en la escuela no es una opción hasta que sus documentos estén en orden.

READ  Sólida oferta de pimientos para comenzar 2022

«Ni siquiera el 5% de los niños inmigrantes van a la escuela», dijo Freddy.

Freddy, uno de los dos intérpretes de criollo que ayudan a otros inmigrantes haitianos en Tapachula, habla con miembros del Proyecto Cronkite Borderland el 8 de marzo.

Haití ha visto más que su cuota de desastres políticos y ambientales en el último año, luego del asesinato del Primer Ministro Jovenel Moise y el terremoto masivo y la tormenta tropical Grace. Una ola anterior de migración haitiana a América del Sur fue provocada por el terremoto de 2010, que desplazó a más de 1,5 millones de personas.

En el sur de México, los inmigrantes haitianos se enfrentan al racismo y la xenofobia extremos de las poblaciones locales. Muchos inmigrantes negros dicen que enfrentan discriminación cuando buscan trabajo, vivienda y servicios de inmigración. También dicen que las autoridades mexicanas ayudan a los inmigrantes de países de habla hispana a navegar el complejo sistema de inmigración.

Funcionarios en Tapachula apoyaron el trato del gobierno a los colonos negros. Dijeron que el sistema simplemente está abrumado y carece de recursos, incluidos los traductores de criollo.

En noviembre pasado, el gobierno mexicano realizó una conferencia sobre el maltrato a los migrantes, auspiciada por COMAR, en la que se condenó el racismo y la xenofobia hacia los migrantes.

“Las personas en tránsito han enfrentado históricamente prejuicios y estigmas que conducen a la normalización de falsas creencias que pretenden justificar que reciben un trato desigual e injusto”, dijo la comisión en un comunicado de prensa. «Su situación vulnerable se ve agravada por el lenguaje y las actitudes racistas que experimentan en este país».

El gobierno y la COMAR están especialmente comprometidos con la eliminación de estereotipos, prejuicios y estigmas contra los migrantes a través de la capacitación y la educación, según el comunicado de prensa.

A mediados de julio, la funcionaria de COMAR, Cinthia Pérez Trejo, le dijo a Cronkite News en un correo electrónico que «no había diferencia en el trato» para los inmigrantes que buscaban el estatus de refugiado. “Trámites en la Secretaría Ejecutiva de México para permitir que cualquier funcionario público realice tales actos”, señaló Pérez.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) brinda asistencia legal y otros recursos a algunos migrantes según su vulnerabilidad. La oficina dijo que agregaría intérpretes de criollo, programaría y facilitaría reuniones con COMAR y desarrollaría un plan de coordinación laboral para aliviar un poco la presión.

Recommended For You

About the Author: Aarón Blas

"Geek de las redes sociales. Experto en alcohol. Practicante de Internet. Erudito en Twitter. Evangelista del café"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.